Carta a enfermos de Covid19 dedicado el Museo virtual a las víctimas cap. 15

2013-09-16 19.11.22

 

Capítulo 15

23-5-2020

Carta dedicada a los enfermos del covid19 y a sus víctimas. Te imagino en la cama del hospital  y estoy sentada a tu lado. Me siento bien  y me das confianza para contarte un secreto que nadie sabe, de niña cuando venía de trabajar del campo las viñas con mi familia cansada porque el día era muy largo  anochecía tarde, al atravesar el pueblo con mi familia sentada en el carro  enganchado al caballo me ponía colorada y me sentía muy mal, porque los veraneantes que venían al pueblo y sus padres no eran agricultores, me insultaban y llamaban, campesina, campuza…

Ya cuando fui creciendo y mi padre conducía el tractor y nosotros íbamos en un asiento atrás le decía que entrara al pueblo por la calle de las bodegas para que no me vieran y así se olvidaban de llamarme por el mote.

Recuerdo  que la maestra me decía, dile a tu madre que no te de estudios, que tu no vales para estudiar,  yo no se lo decía a mi madre lo guardaba en secreto, pero me iba al corral teníamos cerdos y gallinas y allí iba a llorar con los animales, sola, triste y sin comprender nada. Había en mi contradicciones muy fuertes, por una parte el trabajo de coger pepinillo era muy duro, todos los días había que recorrer las fincas para recoger el pepino que se pagaba por el tamaño de primera, segunda y tercera.

Los pepinillos de primera eran los más pequeños y  mayor precio, por lo que si se dejaban crecer un día sin coger crecían de tamaño y de valor. Por lo que las 3 fanegas  3.750m2 de pepinillo nos la teníamos que recorrer todos los días. Mi padre se encargaba de regar, abonar y cuidar las plantas de pepino. Mi hermano el mayor cuidaba las fincas de viñas, por lo que mayormente teníamos que recolectar el pepinillo y el  trabajo entre mi hermano el pequeño, yo y mi madre. A veces los renquees de pepinillo se hacían muy largos y mi madre nos animaba diciéndonos que al llegar a casa nos haría migas morras y nos encantaban. También disfrutaba descansando un poquito metiéndome al río que pasaba al lado ya que la postura de coger el pepino tienes que agacharte hasta el suelo agarrar la planta, levantarla con una mano y con la otra coger el pepinillo con maña y a la vez con el dedo índice quitarle la flor al pepinillo, y vuelta a dejar la planta en el suelo en el mismo lugar donde estaba, andar un paso hasta la siguiente planta y volver hacer la misma operación hasta las 3 de la tarde que íbamos a comer, a esas horas el sol calienta y el agua del rio hacia que estuviera conectada como con un pilar de luz blanca con los pies en la tierra y la cabeza mojada en el cielo.

La otra contradicción que no entendía y me preguntaba; ¿si estaba ayudando a mi familia, porque era malo el trabajar en el campo despreciándome los niñ@s,  que yo quería que fueran mis amigos, para irme de bicicleta con ellos? Sentía abandono y tristeza y lloraba con los animales mis amigos les contaban que quería morirme y me sentía mal.

Por necesidad para  aliviarme escribía mi diario como si fuera un amigo íntimo que le puedes contar lo que necesites y no le va parecer mal lo que hagas, así fue como me hice escritora por penuria desde niña, antes que pintora y escultora fui escritora. A la vez los reyes mayos, todos los años el juguete que me traían eran lapiceros Alpino y así comencé también a pintar como una forma de pasarlo bien con el color.

El escribir mi diario se convertía en algo confidencial cada noche antes de dormir como un Ritual entre mi alma y el espíritu me iba tranquilizando y al volver a la mañana siguiente a coger el  pepinillo de la finca del Paraje Magalena situada cerca de donde ahora se encuentra ubicada la piscina municipal, por el camino  vecinal,  al margen del río Cárdenas iba ensayando la  danza para las fiestas de la Virgen de Valvanera y San Roque el 15 de agosto,

y disfrutaba de la naturaleza, y miraba los chopos al trasluz iba manando y cayendo al suelo como una bendiciones a modo de algodones o mana blanco todo el camino parecía de otro planeta todo blanco y el sol con los trinos de los pájaros me parecía todo un sueño meter los pies descalzos en rendajos y caminos embarrados.

La Tierra y a mis antepasados los agricultores siempre han estado muy unidos a mí, son amantes de los animales. Yo he vivido como mi hermano llamo al 112 por con corzo herido para socorrerle y esperar hasta que vinieran a recogerlo para curarlo. He visto en las viñas nidos de pájaros y no los hemos movido para que sus huevos no sean aborrecidos. He visto como en tiempos de vendimias mi casa se ha ampliado para hacer sitio a los vendimiadores y en los trabajos de vendimias comer todos juntos en el campo. Los agricultores son buena gente y de confianza así que encogimiento y pena me da estos días al oír en los medios de comunicación, que van  guardias al campo a investigar comportamientos de los agricultores, los políticos que No saben que dependen de ellos para comer y en su inmadurez, de cómo es el espíritu del campo y sus agricultores.

A los 11años inauguraron el instituto de Nájera Cosme García  y comencé 1 de bachillerato esto me hizo ver otra vía diferente y mi espíritu se fortalecía mas y mas cada año recordando la palabras de la maestra, y  llevar los libros bajo el brazo  y aprender se convertía cada día en un dar gracias a Dios, principalmente por darme esta oportunidad, no me lo podía creer que pudiera tener esa ocasión de estudiar, a veces me quedaba en el recreo a aprender y los domingos y sábados no salía con las amigas para estudiar, estaba maravillada ya podía salir de ese atolladero en el que me encontraba y compaginar con el trabajo del campo en el verano era   gratitud a mi familia.

Tu Creación

Pasados unos años un tío mío  era albañil y se hizo una casa en Cataluña así entre la familia y mi tío hicimos otra casa al lado de la que nací, y los animales fueron desapareciendo junto con la cabra que ya el cabrero no venía con su trompeta para soltar la cabra ni bajar los cerdas por medio del pueblo con un cesto donde dirigir a la cerda hasta la casa que tenía el macho para que se cubriera.

Desapareció también esos momentos que a la cerda le venía el trago que llamaba mi madre y entre mi hermano y yo poníamos a los cochinitos a mamar en las tetas de la cerda, estando atentos quien no mamaba para cambiarlo porque muchas veces la cerda paría mas cerditos que tetas tenía.

Más tarde en Logroño estudie y me hice maestra pero no pude desoír lo que en mi interior me dictaba y me dedique al arte. Hice restauración de pintura en el taller diocesano de Santo Domingo de la Calzada por Quico y en Logroño el director de cultura Ramírez, abrió un taller de restauración en la Bene donde ahora se encuentra el Gobierno de Cultura, con un buen profesor que trabajo en Museos en Italia y me abrió las puertas por tan grandes profesores y las técnicas que aprendí, así me he dedicado más de 30 años al arte con un gran badajeé artístico, tanto nacional como internacional y ganando premios en Italia Citta Avelino por mis Méritos Artísticos.

Se dispone para la  creación del Museo Virtual  a las Víctimas del coronavirus de unas 3.000 cuadros, 30 libros escritos publicados 2, esculturas de Cepas de más de 200 años de antigüedad, 200 vidrieras para convertirlas en placas solares para crear las esculturas al aire libre.

Ahora pienso que el Trauma del pasado es la Trama  como combustible para un mejor Futuro. La Tierra que tanto he amado a escondidas y en silencio, ahora en estos tiempos del coronavirus quiero hacer  Museos Virtuales a los fallecidos por el covid 19 en recorrido por las 15 parcelas de mis antepasados heredadas de viñedos que, ahora esas viñas arrancadas por improductivas den Vida en Arte y sean recordados los fallecidos en el Mundo por el covid19 para que sea como un puente entre La Tierra y El  Cielo.

Las esculturas de Vidrieras del museo Virtual de grandes dimensiones de paneles solares, y aprovechar la energía solar en luz,  para que en la noche sean iluminadas las esculturas y también pueda visitarse andando o en bici por los parajes del pueblo entre viñedos, cebadas, trigos, así es que La tierra desea que se le ame delante de ella, como un reconocimiento a todos los difuntos que estos días están muriendo, muchos de ellos grandes médicos y investigadores de conciencia que desde el Cielo cuidan por nosotros.

Espero te guste y te agrade y haya animado la carta a ti enferm@ del covid19  que seguro te estás recuperando.

Gracias por estas aportaciones que me surgen al escribirte de la creación del museo Virtual sin vosotros por esta necesidad de estar a vuestro lado y escribiros cartas para animaros y haceros más felices no hubiera sido posible la inspiración que me aportáis.

www.nelaescalera.con

Maria Nelia Escalera

(artista creativa de la nueva consciencia)

 

 

 

 

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

diecinueve − 1 =